¿Cómo alcanzar la libertad financiera?

how to achieve financial freedom

La libertad financiera es un objetivo al que aspira mucha gente, pero pocos saben realmente cómo conseguirla. Este concepto va más allá de la simple acumulación de riqueza: representa la capacidad de vivir la vida que uno desea sin verse bloqueado por limitaciones relacionadas con el dinero. Pero, ¿cómo se consigue?

He aquí los 8 pasos hacia la libertad financiera: 

  1. Evalúe su situación financiera
  2. Establezca sus objetivos
  3. Elabore su presupuesto
  4. Ahorrar e invertir
  5. Diversifique sus fuentes de ingresos
  6. Reduzca sus deudas
  7. Siga y adapte su plan
  8. Trabaje en su educación financiera de forma continuada

Paso 1: Evalúe su situación financiera actual

Antes de pensar en cómo alcanzar la libertad financiera, primero tiene que comprender su situación personal.

Esta toma de conciencia es el primer paso hacia la elaboración de un plan sólido y realizable.

Elaborar un balance financiero

Detrás de esta palabra aterradora se esconde un análisis sencillo: un balance es esencialmente una visión general de sus activos y pasivos. 

Activos: incluyen cualquier cosa de valor, como una casa, acciones, ahorros, etc. 

Pasivo: son todas las deudas que tienes, ya sea una hipoteca, un préstamo estudiantil o una deuda de tarjeta de crédito. 

La diferencia entre sus activos y sus pasivos es su patrimonio neto.
Es el indicador clave de su
salud financiera, ya que proporciona una instantánea de su capacidad financiera en un momento dado.

Conocer sus deudas y activos

Ahora que conoce su patrimonio neto, debe analizar la naturaleza de sus pasivos y activos. 

El objetivo es determinar cómo actuar en consecuencia. 

Recuerde que no todas las deudas son iguales:

  • Algunos pueden tener un tipo de interés mucho más alto
  • Algunos pueden reembolsarse más rápidamente

Pero también es posible fusionar varios de ellos mediante la compra de un nuevo préstamo, y obtener al mismo tiempo un tipo de interés mejor.

De hecho, si es posible, siempre debe intentar negociar el tipo de interés de una deuda; volveremos sobre este tema más adelante.

Del mismo modo, no todos los activos son iguales:

  • Hay más líquidos
  • Algunos son más rentables que otros.

Por ejemplo, el dinero en una cuenta de ahorro es mucho más líquido que el dinero invertido en propiedades, pero su tasa de rentabilidad es mucho menor.

Al final de esta evaluación, deberías darte cuenta de lo cerca o lejos que estás de la libertad financiera y ser capaz de estimar cuánto trabajo tendrás que hacer para conseguirla.

Paso 2: Establezca sus objetivos financieros

Ahora tiene una idea clara de su situación financiera actual. Veamos cómo determinar tus objetivos financieros, que te servirán de hoja de ruta en tu viaje hacia la libertad financiera.

Objetivos SMART

A la hora de fijar objetivos (ya sean financieros o de otro tipo), el método SMART está muy extendido.

Un objetivo SMART es aquel que es Específico, Mensurable, Alcanzable, Realista y Limitado en el tiempo. 

Por ejemplo, en lugar de decir «quiero ahorrar más dinero», sin tener un contexto y un objetivo claros, un objetivo SMART sería «quiero ahorrar 10.000 euros en 12 meses».

La importancia de los objetivos a corto y largo plazo

Definir objetivos tanto a corto como a largo plazo es una forma real de trabajar hacia tu meta (a largo plazo) mientras mantienes tu motivación (a corto plazo).

Un objetivo a corto plazo puede ser acumular ahorros para emergencias, saldar una deuda con intereses elevados o acumular una determinada suma como entrada para una hipoteca.

Son victorias regulares que puedes salir a ganar y que te motivarán para empujar hacia tu objetivo final.

Un objetivo a largo plazo, en cambio, estaría vinculado a su jubilación, a la inversión permanente en activos generadores de rentas pasivas o a la creación de un auténtico legado financiero para sus hijos.

Son más difíciles de ver porque ahora no puedes escribir un plan para conseguirlos, son más una visión final de lo que quieres lograr.

Paso 3: Crear un presupuesto

Una vez validados sus objetivos financieros, pasemos a crear un presupuesto: es la herramienta esencial para gestionar sus finanzas personales de forma proactiva y no reactiva.

¿Por qué un presupuesto?

Con un presupuesto, sabrás exactamente adónde va tu dinero cada mes.

Tener esta visión de conjunto le da un control real sobre sus finanzas personales y le permite identificar los gastos que puede restringir e, idealmente, eliminar. 

Un ejemplo sencillo: si, tras evaluar su situación en el paso 1, se da cuenta de que gastar 300 euros al mes en restaurantes es demasiado, puede utilizar el paso 3 y el proceso de creación de presupuestos para establecer un límite real a esta partida de gastos, con un nuevo presupuesto de 100 euros al mes como máximo. 

El presupuesto es el verdadero marco de tu vida financiera.

Sin un presupuesto, es fácil gastar más de lo que ganas, lo que comprometerá por completo tus objetivos y, en última instancia, retrasará tu libertad financiera.

¿Cómo se elabora un presupuesto eficaz?

La creación de su presupuesto va a ser similar a la creación de su balance (que vimos en el paso 1). 

Enumera todas tus fuentes de ingresos y todos tus gastos: 

  • Alquileres, 
  • Salarios
  • Listo para salir, 
  • Salidas
  • Ocio

A continuación, identifica las áreas en las que puedes recortar gastos al máximo para poder destinar ese dinero al ahorro y la inversión (que veremos en el paso 4). 

Existen varias técnicas para ayudarle a ahorrar, la más famosa (y sin duda una de las más eficaces) es la regla 50 30 20. Esta regla consiste en dividir tus gastos de la siguiente manera: 

  • 50% para sus necesidades
  • 30% para sus actividades de ocio
  • 20% de ahorro

Si puedes seguirlo, ¡ya es un buen punto de partida! Si no, puedes encontrar otros consejos, como las tablas de ahorro especialmente diseñadas para ayudar a quienes les cuesta ahorrar de forma natural.

Sin ella, irás en la dirección equivocada y tus hábitos no cambiarán.

Crear un presupuesto está muy bien, ¡gestionarlo está aún mejor!

Una herramienta muy útil para gestionar su presupuesto diario: el kakebo. Un auténtico cuaderno de cuentas de origen japonés que te permite controlar tus gastos diarios sin esfuerzo.

Paso 4: Ahorrar e invertir

Estamos llegando al meollo de la cuestión y a la esencia misma de tu independencia financiera. Ahorrar e invertir son los dos pilares que te permitirán construir tu libertad financiera.

Ahorrar e invertir: ¡en ese orden!

Ahorrar e invertir son dos cosas completamente distintas. 

Ahorrar significa no gastar una determinada cantidad de dinero y reservarla para futuras necesidades o emergencias. Es un planteamiento prudente que pretende preservar su capital en caso de necesidad. El dinero permanece líquido y disponible.

Invertir, en cambio, significa utilizar ese dinero para comprar activos que, con suerte, aumentarán de valor o generarán ingresos pasivos con el tiempo. En consecuencia, el riesgo es mayor, pero también lo es el rendimiento potencial. 

A diferencia de la economía, el dinero es mucho menos líquido…

Por eso es tan importante saber ahorrar antes de invertir. Lo último que quieres es encontrarte en la situación de tener que recuperar el dinero que invertiste para cubrir necesidades que tus ahorros deberían haber cubierto. Eso es lo peor que te puede pasar.

Invertir eficazmente: acciones, bonos, inmuebles…

La renta variable es el ABC de la inversión. Es cierto que son más arriesgadas, pero si se mantiene la sensatez y se limita a comprar ETF o fondos que han demostrado su resistencia en los últimos 30 años, no debería tener sorpresas desagradables a largo plazo y debería disfrutar de rentabilidades atractivas.

Los bonos son mucho menos arriesgados, pero no obtendrás una rentabilidad tan buena.

Además, hay que evitar los bonos del Estado, como los que se recomiendan en la mayoría de los seguros de vida en Europa. Ser acreedor de un Estado occidental en quiebra estructural no es el mejor camino hacia la libertad financiera

Te cuento más en este artículo: «¿Debo mantener mi seguro de vida?

Por fin, la propiedad es un valor seguro. Comprar una propiedad para alquilarla le garantiza un flujo de caja regular. Pero asegúrate de elegir una propiedad en una zona atractiva con potencial de mercado.

El único obstáculo de los inmuebles de alquiler es el apalancamiento bancario: si quieres comprar, tienes que pedir un préstamo a un banco.

Paso 5: Diversifica tus fuentes de ingresos

Importancia de la diversificación

Un sueldo, inversiones… ¡Es un buen comienzo! Porque el verdadero objetivo es lograr la máxima diversificación.

Diversificar sus fuentes de ingresos le protegerá frente a las amenazas contra su vida y su patrimonio.

¿Despedido del trabajo que le pagaba el sueldo? No hay problema. Sus ingresos inmobiliarios le compensarán.
¿Han caído de repente tus inversiones en bolsa? No te preocupes, sigues teniendo ingresos por tu actividad en Internet.

¿Lo entiendes? El objetivo es depender lo menos posible de una única fuente de ingresos. Si desaparece, sigues estando cómodo financieramente porque tienes otras fuentes de ingresos.

Ejemplos de fuentes pasivas de ingresos

Probablemente ya conozca la mayoría, pero aquí tiene algunos ejemplos:

  • Ingresos por alquiler, 
  • Comparte dividendos,
  • Derechos de autor de libros o música,
  • Cashback,
  • Ingresos generados por un blog o sitio web,

Por supuesto, hay que crear estas fuentes de ingresos, lo que llevará tiempo y posiblemente dinero… Pero una vez creadas, si consigues rentabilizar el tiempo invertido en estos ingresos pasivos, te aportarán un flujo regular de dinero, casi automáticamente, y con muy poco esfuerzo: el verdadero camino hacia la libertad financiera.

Los ingresos pasivos también pueden proceder de un negocio secundario: un trabajo que realizas además de tu empleo principal. El negocio secundario puede existir a través de una empresa que hayas creado específicamente para ello: por ejemplo, si lanzas una tienda online para vender productos por Internet.

Paso 6: Reduzca su deuda

Si no tienes deudas, puedes saltarte esta parte. Si tienes deudas, quédate en este punto, es extremadamente importante.
deudas son uno de los mayores obstáculos para
libertad financiera. Especialmente las que has contraído con un tipo de interés elevado.

Métodos para reducir la deuda

Hay varias formas de saldar las deudas, pero aquí tienes dos de las más sencillas y eficaces.

El primero es el método de la «bola de nieve»: consiste en pagar primero la deuda más pequeña (en términos de importe), mientras se efectúan los pagos mínimos reglamentarios en las demás. Una vez saldada la deuda más pequeña, se pasa a la siguiente, y así sucesivamente.

Para la segunda, nos ceñimos a la jerga montañesa con el método de la «avalancha«. Con esta técnica, pagas primero la deuda con el tipo de interés más alto. El objetivo es eliminar lo antes posible la deuda que más pesa sobre tus finanzas.

Eliminar la deuda: ¿en qué orden?

Nuestro consejo es centrarse primero en las deudas con tipos de interés elevados, por lo que se debería favorecer el método de la avalancha.

Las razones son sencillas: si eliminas primero la deuda más grande, liberarás dinero más rápidamente, que estará disponible para invertir en otras cosas. 

Segunda razón: al mantener altos los tipos de interés, aumentan las posibilidades de tener que contraer otra deuda para pagar ésta, porque los tipos son muy altos y complicados de pagar.

Pero somos conscientes de que no siempre es fácil hacerlo. Y puede que algunos de ustedes prefieran elegir un plan de amortización más moderado. En ese caso, apliquen el método de la bola de nieve centrándose primero en la deuda más pequeña.

Paso 7: Seguimiento y ajuste del plan

¿Ajustando su plan? ¿Por qué?

Pues bien, incluso con un plan de libertad financiera bien pensado, es inevitable que surjan sorpresas y contratiempos… ¡Prepárate para adaptarte! Te contamos cómo.

Importancia de la supervisión periódica

Llevar un seguimiento de tu situación es como tu brújula en el camino hacia la libertad financiera: un buen seguimiento te dirá si vas en la dirección correcta o si necesitas hacer ajustes.

El seguimiento puede ser tan sencillo como revisar sus cuentas una vez al mes o tan complejo como realizar una auditoría financiera completa cada trimestre. 

Depende de ti El objetivo es establecer un sistema de seguimiento que te permita identificar los problemas que puedan estar obstaculizando tu progreso y, a la inversa, determinar qué buenas prácticas te están ayudando a mejorar tu nivel de vida.

¿Cómo ajusta su plan?

Si te das cuenta de que ya no estás en el buen camino para alcanzar tus objetivos, es hora de ajustar tu plan. 

Para saber cómo corregir el plan hay que entender la causa, el factor que ha provocado el fallo. 

¿Han aumentado inesperadamente sus gastos? ¿Sus inversiones no rinden como esperaba?

No hay problema, revisa tu presupuesto (paso 3) si ya no tienes suficientes ahorros, y reevalúa tus inversiones (paso 4) si no te están dando los resultados que esperabas.

Paso 8: No olvides la educación financiera

Por último, pero no por ello menos importante, desarrolle su capacidad de aprendizaje continuo.

Estar al día de la actualidad financiera

En el camino hacia la libertad financiera, la educación es clave: el mundo de las finanzas cambia constantemente, las crisis se aceleran, aparecen nuevos productos con regularidad ¡y se introducen nuevas leyes para regularlos!

Por eso, mantenerse informado es vital para mantener y mejorar su salud financiera. Evitarás tomar decisiones a contracorriente y podrás adaptar fácilmente tu cartera y tus hábitos de inversión.

Recursos de educación financiera

Libros, blogs, podcasts, formación en línea… Nunca ha sido tan fácil acceder a información de calidad. 

En cuanto a blogs y podcasts, le dejamos a usted la elección, ya que están disponibles en cantidad y calidad.

Nuestro único consejo son los libros. Estos son los eternos que tienes que leer al menos una vez: 

  • Padre rico, padre pobre Robert Kiyosaki
  • Piense y hágase rico – Napoleon Hill
  • La oferta de 100 millones de dólares – Alex Hormozi
  • Inquebrantable – Tony Robbins

Si quieres más libros sobre el éxito y el espíritu empresarial, no dudes en leer nuestro artículo completo sobre libros dedicados a la educación financiera.

Alcanzar la libertad financiera es un viaje. Un viaje que requiere planificación y disciplina. De eso tratan estos ocho pasos: desde la evaluación de tu situación actual hasta la diversificación de tus fuentes de ingresos, pasando por la educación financiera continua. No olvides apreciar el camino recorrido: ¡no es un destino! Saborea el proceso de la libertad financiera y celebra tus victorias.

Jordan Houi
Articulo de

Jordan Houi

Me apasionan el ahorro y la inversión. Comparto contigo soluciones sencillas (y a veces no tan sencillas) para gestionar y hacer crecer tu capital.